Sillería del Coro Alto

La construcción del imponente y monumental sillón manuelino, de madera tallada y dorada, comenzó en 1513. Es una obra de referencia y revela las tendencias hispano-flamencas del responsable del diseño original, el tallista flamenco Machim.  Esta silla es un raro ejemplo de silla manuelina que ha llegado intacta hasta nuestros días, conservando su diseño original.

DSC01557
DSC01557

press to zoom
DSC01557
DSC01557

press to zoom
1/1

Se construyó en tres proyectos sucesivos, realizados por maestros escultores extranjeros llegados a Portugal: Machim, Juan Alemán y Francisco Lorete. Este sillón estaba inicialmente en el presbiterio, pero fue trasladado al coro superior para poder instalar aquí las tumbas de los reyes Dom Afonso Henriques y Dom Sancho I.

En la parte superior del muro, cada bajorrelieve ilustra un episodio de la epopeya marítima de los descubrimientos portugueses.

Las sillas están decoradas con profusión de animales fabulosos, y los misericordios de las sillas representan numerosas escenas hagiográficas, alegóricas y simbólicas, así como batallas entre los vicios y las virtudes.

El simbolismo iconográfico es muy rico y aún no se ha descifrado del todo, lo que mantiene un cierto halo de misterio.