ELEVADOR DE GLORIA
Y
ELEVADOR DE PICO

Los ascensores de Lisboa son funiculares que se utilizan para subir por las largas e inclinadas calles de la capital portuguesa.

Elevador de Gloria

El Elevador da Glória comenzó a funcionar el 24 de octubre de 1885, fue obra del ingeniero portugués Raoul Mesnier du Ponsard.

El Ascensor da Glória, conocido popularmente como Elevador da Glória, conecta la Baixa (Praça dos Restauradores) con el Bairro Alto (Jardín São Pedro de Alcântara). Es el ascensor más concurrido de Lisboa y transporta a más de 3 millones de pasajeros al año.

Al llegar al Bairro Alto y desde el mirador de São Pedro de Alcântara, quizás uno de los mejores de Lisboa, los turistas disfrutan de una impresionante vista de la ciudad.

20171128173009_alevador_da_gloria.jpg

Elevador da Bica

El Elevador da Bica, o Ascensor da Bica, conecta la Rua de São Paulo y el Largo do Calhariz, frente a una de las pendientes más empinadas de la ciudad.

La inauguración del Elevador da Bica se remonta al 28 de junio de 1892, siete años después del Elevador da Glória. El diseño de este ascensor también es del ingeniero portugués Raoul Mesnier du Ponsard. Este es probablemente el ascensor más fotografiado de Lisboa y una de sus mayores atracciones turísticas. 

Debido a su enorme importancia histórica y cultural, el ascensor fue clasificado como Monumento Nacional en febrero de 2002.

 

En 2010 el elevador Bica fue intervenido por el artista plástico Alexandre Farto, alias Vhils, quien cubrió la superficie amarilla con una película reflectante metálica opaca, en el marco del proyecto Carris.  «Arte em Movimento» , como parte de un programa de apoyo al arte contemporáneo portugués; esta instalación permaneció abierta hasta finales de junio de 2010. Una iniciativa similar en 2013 cubrió la superficie de los stands con un patrón que ilustra el pavimento portugués.

 

La zona de Bica es una zona histórica y tradicional donde aún se pueden ver edificios de los siglos XVI y XVII, con sus balcones floridos y tendederos con ropa para secar, ya que fue salvado por el terremoto de 1755.

 

dsc_3105_te_te_1024.jpg

Montar el Elevador da Bica o el Elevador Glória es una experiencia absolutamente memorable que todos querrán repetir dada la belleza de las áreas donde están instalados.

Visitar Lisboa y no viajar en uno de sus ascensores es perderse la ciudad en su esencia.