Vestíbulo - Puerta de entrada

La fachada principal de la fortaleza de Peñíscola tiene una única entrada que conduce al castillo, que fue construido entre 1294 y 1307.  Este está cubierto por bóvedas de cañón, en diferentes direcciones y que se adaptan a la geometría irregular de la planta, luego la entrada estaba flanqueada por dos torres cuadradas salientes que protegían la entrada - una de estas torres fue demolida en el siglo XIX durante la Guerra de la Independencia. Frente a esta puerta hay tallada una franja de fresnos con tres emblemas heráldicos: la Cruz Negra de la Orden del Temple; los cardos, emblema del maestro de la orden, fray Berenguer de Cardona, y por qué  El edificio fue terminado por la Orden de Montesa, aquí también se encuentran las Bandas del comandante de esta orden en Peñíscola, hermano Arnaldo de Banyuls. Sobre este friso heráldico hay una ventana gótica de tres puntas. 

La entrada da acceso no solo al Pátio de Armas, sino a otras innumerables salas. Es aquí donde se encuentran las escaleras que dan acceso a la planta superior del castillo, permitiendo el acceso a las salas principales del castillo, aposentos papales, sala gótica, iglesia y terraza superior.  

La escalera actual es el resultado de varias reformas. En el trabajo de restauración más reciente, se revelaron algunos rastros de una escalera más antigua en la roca base.

El trazado curvo del hall de entrada conduce a la segunda puerta del castillo, situada a mitad de la escalera, cuya finalidad era proteger el paso al patio de armas, espacio que tenía una doble función, se utilizaba como claustro, similar a el de los monasterios y, sin embargo, como patio de armas, como era tan característico de los castillos medievales y el carácter militar de la Orden de los Caballeros Templarios.

Entrando por esta puerta y caminando por esta fortaleza con más de siete siglos de historia, imagina los desfiles de los Caballeros Templarios y la Orden de Montesa, las huellas del Papa Luna, los difíciles y turbulentos días de la Guerra de la Independencia, cuando los franceses las tropas ocuparon el castillo y el general Elio, al bombardearlo para recuperarlo, voló el polvorín y con él la parte superior de esta torre que se veía a la izquierda de la entrada.

¡Otro lugar mágico en este castillo!