DJI_0023.jpg

Isla santiago 

La isla de Santiago es la isla más grande del archipiélago de Cabo Verde y donde se encuentra la capital, la ciudad de Praia.

Santiago es de origen volcánico, tiene varias zonas montañosas, siendo el Pico de António, con 1392 metros de altura, el punto más alto del territorio. La isla está cubierta de profundos valles y la costa está poblada de arrecifes, intercalados con playas de arena negra, a excepción de Tarrafal, que tiene arena blanca. El clima es más húmedo en las tierras altas y más árido en las zonas intermedias.

Esta isla tiene una gran diversidad paisajística y cultural, por lo que para conocerla hay que visitar la costa y el interior - campos agrícolas, mercados tradicionales, bosque y también desierto y también el patrimonio que dejaron los portugueses, a saber, el Casco Antiguo.

El paisaje costero de esta isla montañosa está cubierto por plantaciones agrícolas, que solo son interrumpidas por los picos rocosos que asoman en el horizonte. Aunque la costa es verde, el interior es desierto. La población vive de la agricultura y la pesca, el turismo tiene un peso cada vez mayor en la economía de la isla (la oferta de camas, restaurantes y lugares de entretenimiento es cada vez mayor).

En el extremo norte de la isla se encuentra el pueblo de Tarrafal, donde se encuentra la única playa de arena blanca de la isla y donde las aguas son tranquilas y de un azul cristalino. Sin embargo, este pueblo es más conocido por haber operado allí una colonia penal portuguesa, construida en 1936, que sirvió como campo de concentración para presos políticos y que funcionó durante 40 años - en lo que queda de este campo se construyó un museo - el Museo de Resistencia.

El casco antiguo es una visita obligada, dada su importancia histórica y cultural, no solo para Santiago, sino para todo el archipiélago de Cabo Verde. La Ciudad de Ribeira Grande esta fue la primera ciudad que los portugueses fundaron en Cabo Verde (1462) y cuando la poblaron, los portugueses fueron los primeros europeos en establecer un asentamiento europeo en los trópicos - la Ciudad de Ribeira Grande - hoy conocida como la Ciudad Velha - fue la primera ciudad portuguesa construida en África subsahariana y también la sede del primer obispado en la costa de África occidental, también fue donde se construyó la primera calle adoquinada de África - Rua da Banana. 

La ciudad estuvo abandonada durante más de dos siglos, lo que provocó la degradación y la ruina e incluso la desaparición de gran parte de sus edificios, con la excepción de la Iglesia de Nossa Senhora do Rosário. 

En el siglo XX fue reocupada por poblaciones del interior de la isla. Sobre los cimientos de los edificios desaparecidos, estos nuevos habitantes construyeron sus modestas casas de viviendas sencillas, en mampostería de piedra y cubiertas con hojas de coco, con un uso extensivo de mampostería recogida de las ruinas de los monumentos.

El 10 de junio de 2009 fue clasificado como una de las Siete Maravillas de Origen Portugués en el Mundo. Por su historia, manifestada por un valioso patrimonio arquitectónico, el 26 de junio del mismo año fue catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Entre las visitas obligatorias también se encuentra el Parque Natural de la Serra da Malagueta, ubicado en el norte de la isla (con una altitud máxima de 1064 metros), que invita a probar los senderos peatonales, donde se puede vivir una experiencia única por la oportunidad de ver muchas especies de flora y fauna endémicas (algunas en peligro de extinción). También cuenta con áreas para acampar y hacer picnics.

Hay mucho que visitar y descubrir en esta isla que fue el hogar del primer asentamiento europeo en los trópicos.