Sacristia

La Sacristía, de 1622, es una obra que se sitúa estilísticamente en la transición del Manierismo al Barroco, su diseño es de Pedro Tinoco, un arquitecto de Lisboa.

La sacristía está adornada por una magnífica bóveda y azulejos del siglo XVII que imitan el tapiz persa. Este espacio puede considerarse un pequeño museo, dadas las valiosas obras que se pueden encontrar en él, como O PENTECOSTES, de Grão Vasco; O ECCE HOMO e o CALVÁRIO, de Cristovão de Figueiredo y el gran lienzo de DESCIMENTO DA CRUZ, de André Gonçalves.

DSC01681-3.jpg

Otros objetos importantes también forman parte de la rica colección, como el valioso Espejo con marco del siglo XVIII y las enormes imágenes de madera junto a la Cruz: Nuestra Señora y San Juan Evangelista, y en el lado opuesto, la de Santa Gúdula y Santa Gertrudis, todas del siglo XVIII.

18582577_1495268257162316_57202083113169
18557461_1495268670495608_17283852581581

A lo largo de la Sacristía está el arcaz, construido a principios del siglo XVII por Samuel Tibau, revestido con incrustaciones de marfil.

 

Destacable también, junto a la puerta que da acceso a la sala capitular, el "Amictuário", una especie de armario, en el que aún se conservan algunas placas de marfil con la identificación de los últimos "crúzios" que lo utilizaron.