Santuario de Nuestra Señora del Sameiro

BANNER-036_Exterior_do_Santuário_da_Sra_

La historia del monumental Santuario del Sameiro comenzó en 1863, cuando el presbítero de la archidiócesis de Braga, Martín Antonio Pereira da Silva, "lanzó la primera piedra" en la cima del monte para la construcción de un pedestal para colocar una imagen de la Virgen de la Inmaculada Concepción.

 

Dada la gran afluencia de peregrinos, se hizo necesario construir algo más expresivo. En 1870 se erigió una capilla de 30 m de largo y 18 de anchura. Pero también esta temprana se reveló demasiado pequeña para la fluencia de peregrinos. En 1890 se inició la construcción de la actual Basílica.

 

En este templo de estilo neoclásico, concluido en 1953, destacan en su interior el altar mayor en granito blanco pulido, así como el sagrario de plata y la imagen de la patrona, esculpida en Roma por Eugenio Maccagnano y traída al lugar en 1880; en frente, en el exterior se yergue un imponente y vasto escadocio, en la cima del cual se levantan dos altos pilares, encimados con la imagen de la Virgen María y del Sagrado Corazón de Jesús; y destaque también para las plazas y los jardines.

 

Nótese que en la década de 1970 hubo todavía la necesidad de aumentar el espacio, habiéndose construido una cripta subterránea.

 

El Santuario de Nuestra Señhora del Sameiro es actualmente el segundo mayor centro de devoción mariana en Portugal.