Gradas

Desde el centro del patio comienza la escalera estrecha y ascendente que conduce primero a una pequeña terraza y luego al punto más alto de la fortificación, una magnífica atalaya, la más alta y ancha y que lo domina todo: popularmente conocido como "El Macho".

La vista sobre la costa del Maestrazgo es absolutamente mágica, en el horizonte podemos ver las fabulosas laderas del Parque Natural Serra d'Irta, A lo lejos también podemos ver el Parque Natural y Reserva Marina Serra d'Irta, donde se puede encontramos las escarpadas montañas, la centenaria Ermida de Sant Antoni y la Torre de Badum, en la costa sur, famosa en la historia por su papel de mirador, así como las ciudades de Benicarló y Vinarós, e incluso un mar tan lejano como el ojo puede ver.

 

Desde “El Macho” nuestra vista llega también a otros lugares notables. 

Puede ver la península donde se encuentran el castillo y la ciudad amurallada, un punto de transición entre dos tipos de costa contrastantes: la costa norte que consta de una magnífica bahía de arena y la costa sur irregular y rocosa. 

En el lado oeste se encuentran las antiguas casas de pueblo, orientadas al suroeste y encaramadas en la ladera, hay una extraordinaria vista panorámica de un pueblo de casas encaladas, con sus callejuelas sinuosas, irregulares, pero agradables, de estructura árabe.

Ante la multiplicidad de visiones captadas por los ojos, la mirada se pierde y se detiene en el Parque de Artillería y en la Ermida do Mare de Déu - templo barroco valenciano orientado hacia las amplias y tranquilas playas de aguas cristalinas y suaves arenas - que se encuentra colindante al castillo y que alberga al patrón de la ciudad