Tumbas

En el Monasterio de Santa Cruz se encuentran sepultados los dos primeros reyes de Portugal, estando el edificio clasificado como Panteón Nacional.

En el lado izquierdo del mausoleo está sepultado el primer rey de Portugal, D. Afonso Henriques (1110 - 1185). En el lado opuesto, su hijo y heredero al trono, Sancho I (1154 - 1211).

La construcción de esos túmulos es de origen gótico, aunque la decoración presenta elementos renacentistas y manuelinos. El proyecto se le atribuye a Diogo de Castilho.

DSC01539.jpg
DSC01541.jpg

En cuanto al túmulo de D. Afonso Henriques, en el centro está situada Nuestra Señora de Assunçao rodeándola ángeles músicos. En un plano ligeramente inferior, a un lado y a otro, dos evangelistas, y en uno superior, dos profetas. En los pilares figuran los doce apóstoles. El remate de todo el conjunto es el escudo nacional soportado por dos ángeles acompañados por San Cristóvão y Santa Helena.

 

En el túmulo de D. Sancho se puede observar en el centro la imagen de La Virgen con el Niño, acompañados de Santa Catarina y Santa María Magdalena. En los pilares y en las caras más próximas al centro, las cuatro virtudes cardenales (justicia, fortaleza, templanza y prudencia). En la cara central, los cuatro Doctores de la Iglesia, y en las exteriores, las tres virtudes teologales. Además, existe la figura de un obispo no identificado. Y para completar todo, el escudo que dos ángeles sujetan.